Preparando la obra

Hay una serie de pasos a tener en cuenta
a la hora de analizar textos:

1. Elegir la obra que mejor se adapte a vuestro grupo

En la sección “eligiendo el texto” tenéis algunas sugerencias pero podéis elegir cualquier otro texto.
Es importante tener en cuenta el autor, la época, los temas, el número de personajes... para que responda a vuestras necesidades e intereses.

2. Organizar el grupo

Repartid las funciones y personajes según las habilidades de cada uno y recordad que todos los personajes y funciones son importantes. No sólo los protagonistas. Lo que cuenta es conseguir entre todos el mejor resultado posible y que disfrutéis de la aventura de llevar una obra a escena.

3. Organizar el tiempo

Todas las fases de un montaje teatral requieren su tiempo: elegir el texto, analizarlo (personajes, partes, escenarios...), imaginar y concretar la puesta en escena, elaborar los elementos escenográficos y de vestuario y... por supuesto... ensayar. Pero os recomendamos dar un tiempo a cada cosa. Si os ponéis a ensayar texto sin haber dedicado un tiempo a analizarlo antes seguramente os costará avanzar o el resultado podrá no ser tan bueno

4. Contar con ayuda

Aquí os damos algunos consejos, vocabulario teatral, etc. Pero podéis consultar otras dudas que os surjan a la oficina técnica y si tenéis la posibilidad de contar con la ayuda de profesionales no dudéis en hacerlo. Pero os recomendamos que el grupo sea quien se encargue de las distintas tareas. Es decir, que es mejor, por ejemplo, que un profesional de la iluminación os enseñe cómo iluminar a que se encargue directamente de iluminar vuestra obra.

Iluminación

Evitad las manchas de luz en las bambalinas o en el decorado.

No dejéis a oscuras la escena por un cambio de efecto en la iluminación.

Procurad evitar también los escapes de luz por los lados de los reflectores.

Colocad las luces con cuidado para que la iluminación no penetre en el patio de butacas.

Evitad los cambios bruscos en las entradas y salidas de efectos luminotécnicos.

Podéis emplear las micas o filtros en función de los colores y texturas del decorado, el maquillaje, el vestuario y el atrezzo en general.

Y no olvidéis mantener correctamente iluminado al actor según los movimientos y desplazamiento del diseño espacial.

Vestuario

Es mejor que elijáis el vestuario una vez determinado el aspecto visual del montaje.

Procurad eliminar todo lo superfluo. El complicado diseño de piezas en el traje puede entorpecer el desplazamiento y la fluidez corporal.

El manejo del color en el vestuario debe estar muy ligado a la estética de la escenografía.

Si vuestros personajes presentan cambios dentro de una misma obra, ensayad para que éstos se produzcan con la mayor rapidez.

Escenografía

Es muy importante que diseñéis los elemento físicos del decorado en función de las dimensiones reales del espacio en el que van a ser instalados.

Como actores, debéis sentiros cómodos y seguros con relación a los accesorios y en directa correspondencia con su fácil manipulación y adaptación a movimiento.

El decorado debe estar confeccionado con materiales y texturas que faciliten su almacenamiento y limpieza.

¡Algo importante! Utilería y accesorios de los actores son responsabilidad suya, ¡no los dejéis tirados en cualquier lugar!

Salvo casos concretos, es mejor eliminar los objetos pesados, punzantes o demasiado brillantes.

Maquillaje

¿Queréis saber unos trucos básicos y muy sencillos sobre cómo maquillarse en teatro?

Lo primero de todo es hacer desaparecer cualquier rastro de anteriores maquillajes, impurezas o sudor con crema limpiadora hidratante.

Cubríos los hombros con una toalla o tela para que no caigan sobre el vestuario residuos de maquillaje.

Elegid bien el color de la base; éste dependerá de la edad y el tipo de personaje, así como de la iluminación y las características espaciales del teatro. Es importante que la base se extienda suave y uniformemente hacia el cuello y las orejas evitando que queden zonas vacías entre el nacimiento del pelo y la frente.

Si el maquillaje incluye postizos, hay que evitar colocar la base sobre la zona del postizo.

Aplicad el colorete con precaución: la elección de un tono demasiado oscuro o subido de intensidad afectaría a la expresión de los pómulos.

Para maquillar los labios, éstos deben estar ligeramente separados.

Sobre un escenario, los ojos son importantes a la hora de transmitir expresividad, y deben poder distinguirse bien. Para eso, deben perfilarse tanto en la parte superior como la inferior.

Si tenéis las cejas muy tupidas, podéis corregirlas con una capa de maquillaje base, y perfilarlas posteriormente con el lápiz delineante en el mismo sentido en que crecen.

Por último, empolvaos ligeramente la cara con un tono claro.

Procedimientos fáciles para resolver con plastilina los más comunes implantes y postizos:

Heridas y quemaduras

La cantidad de plastilina que necesitaréis emplear será mínima: una pequeña pelotita.

El implante debe hacerse antes de aplicar cualquier maquillaje o base, y tenéis que lavar bien la zona sobre la que vais a trabajar.

Colocad la pelotita de plastilina sobre la piel y, con una espátula bien fina, extendedla según el tamaño y forma que queramos darle. Si lo que vais a hacer es una herida, dejad un poco de abultamiento de forma alargada y en la parte central, donde posteriormente haréis el corte. Si se trata de una quemadura, probad a esparcir toda la pelotita de plastilina por encima de la piel menos de medio centímetro y con los bordes bien pegados.

Lo siguiente es hacer una incisión en la zona del abultamiento central y, cuando hayáis profundizado hasta la piel, retirad con cuidado la espátula. Os quedarán dos aristas y un orificio alargado que dejará ver un poco la piel. Levantad un poco las dos aristas separándolas para ensanchar el corte. Para la quemadura, después de esbozar la forma, longitud y tamaño deseados, levantad con la espátula pequeñas zonas de la plastilina para que dé la impresión de que esa parte de la piel está arrugada.

Con un poco de base de un color parecido a vuestra piel, cubrid con un pincel y luego con una esponja la zona donde habéis construido la herida. Como toque final, coged un lápiz alargado, y untad su punta en la pasta de una barra e labios del rojo más oscuro que tengáis. Dejad en la zona abierta gran cantidad de esta pasta, pintad a continuación las aristas levantadas con la espátula y aplicad finalmente un poco de sombra marrón mezclada con otra de color morado.

Para el implante de la quemadura también os recomendamos que apliquéis la base de maquillaje graso del color de la piel y los polvos para matizar el brillo. Con polvos más oscuros, empolvad la "zona quemada". Con un pincel en forma de brocha haced una mezcla de sombra color rosa y marrón y extendedla por toda la quemadura. ¡Quedará muy convincente!

Narices y abultamientos faciales

Con una pelota de plastilina configuraréis la forma de la nariz, dejando un hueco por detrás en forma de molde barro o vaciado. Colocadlo sobre la nariz del actor, retirad los bordes sobrantes y rellenad con plastilina el tabique nasal para darle la forma deseada, dejando libres los orificios nasales.

La aplicación de maquillaje para cubrir el implante será la misma que para cualquier maquillaje básico.

Para abultamientos faciales, el proceso de construcción es básicamente el mismo. Si trabajáis en un abultamiento de cejas, una vez colocado el implante, podéis delinear con lápiz de ojos negro o marrón la nueva línea de la ceja que acabáis de crear.